Abono para plantas de chile y como fertilizarlas correctamente

Las plantas de pimiento en suelos sobrefertilizados crecen escasamente. Si no se aplica abono, las raíces pronto se quemarán y la planta morirá. Se necesita un poco de mano con un pulgar verde para proporcionar un cuidado óptimo a las plantas de Capsicum. Para los cultivadores que deseen que sus hortalizas comestibles se abonen de forma natural, he aquí algunos consejos.

Chilis düngen

Fertilizar

Fase de germinación

El medio de cultivo prefertilizado puede empeorar el porcentaje de germinación de las semillas. Hay suficientes compuestos en la semilla del chile durante los primeros días tras la germinación. Una vez que las plantas dicotiledóneas de Capsicum han formado más hojas, es el momento de realizar una primera aplicación de abono. Es importante mantener una dosis baja para las plántulas. Las plantas jóvenes, en particular, reaccionan con sensibilidad a una concentración elevada de sales nutritivas.

Período de crecimiento

Tras el trasplante o el trasplante, las plantas de guindilla se abonan por primera vez. Al principio, utilice sólo una cuarta parte de la dosis recomendada de abono para hortalizas. Respete los intervalos recomendados por el fabricante. Transcurridos dos meses, aumente la dosis de abono según las recomendaciones del fabricante.

En los primeros cuatro meses de cultivo, debe utilizar un abono con mayor contenido en nitrógeno. El valor NPK indica el contenido de nitrógeno. Si se indica un valor NPK de 3-1-4, significa que el abono contiene un 3 % de N (nitrógeno), un 1 % de P (fósforo) y un 4 % de K (potasio). El nitrógeno garantiza un buen crecimiento de la planta. El fósforo favorece el crecimiento de las raíces y el potasio contribuye a la formación de flores y frutos. Al principio, puede estimular adicionalmente la formación de raíces con extracto de algas marinas.

Antes de abonar, asegúrese de que la tierra esté ligeramente húmeda. Si el sustrato está seco y se riega con abono líquido, las raíces resultarán inevitablemente dañadas. Esto es especialmente cierto en el caso de los abonos minerales, el grano azul y la sal de Epsom. La concentración desigual de sal en el cepellón provoca síntomas como quemaduras.

Chili-Pflanze mit Früchten

Floración y formación de frutos

Dependiendo de la variedad de chile, las primeras flores se formarán entre 4 y 6 meses después de la siembra. En esta fase puede cambiar a un abono de floración con mayor contenido en potasio y fósforo. Un abono para tomates con un valor NPK de 7-3-10, por ejemplo, sería prometedor. Los oligoelementos no sólo tienen un efecto directo sobre las plantas, sino que también favorecen la vida del suelo. Los microorganismos, a su vez, ayudan a hacer accesibles los nutrientes a las plantas de chile. La calidad del suelo mejora de forma sostenible con buenos fertilizantes.

Siempre que todas las demás condiciones de cultivo sean correctas, con los nutrientes adecuados sus plantas se desarrollarán más magníficamente que nunca. No obstante, siempre hay que estar atento a los síntomas de carencia o a los indicios de sobrefertilización. Al final del artículo encontrará una sección en la que se describen los problemas.

Abono para plantas de chile

No debe cubrir las necesidades nutritivas de los chiles con cualquier abono para flores. Al fin y al cabo, los frutos son comestibles. Estaría bien una composición especial para las solanáceas. La oferta de abonos para el chile sigue siendo escasa. Hay muchas más variedades de abono para tomates, todas ellas utilizables.

Compost, abono y estiércol

El compost y el estiércol de caballo son buenos abonos orgánicos para los chiles cultivados de forma ecológica. El estiércol de caballo se esparce en el lecho vegetal y se desentierra. La tierra de lecho de estiércol tiene un buen efecto a largo plazo porque sus componentes se descomponen lentamente. Al descomponerse, el nutriente se hace accesible primero a las plantas. Sin embargo, su uso suele limitarse al jardín. En el balcón y para las plantas de interior, esta opción no es adecuada debido al olor desagradable.

Si cultivas tus guindillas en el jardín y tienes espacio, instala un montón de compost. Difícilmente se puede obtener mejor material para fertilizar a menor coste. Es importante vigilar el llamado valor n/c al compostar. En pocas palabras, es la proporción de componentes leñosos y verdes.

Abono de larga duración

Este tipo de abono es ideal para el cultivo de hortalizas de interior y de balcón. Aquí resulta práctico un granulado limpio, que es eficaz hasta medio año. Esto suele ser suficiente para toda la temporada. Un buen abono de liberación lenta contiene nitrógeno, fósforo y potasio, así como varios oligoelementos. Estos se liberan gradualmente mediante una estructura inteligente de los gránulos. De este modo, el chile picante obtiene los compuestos orgánicos que necesita en todo momento.

Abono para tomates

Para los chiles, son buenos los abonos para tomates, disponibles prácticamente en todas las ferreterías. Tienen una buena selección de diferentes variedades. En casa, nos gusta utilizar abono líquido o gotas o palitos para clavar simplemente en la tierra. Ambos ensucian poco, no huelen y son fáciles de usar. Hemos tenido buenas experiencias con el abono orgánico, que puede utilizarse tanto para tomates como para pimientos y hierbas aromáticas. Si va a cultivar su propio chile, hágalo de forma controlada.

Fertilizar con "remedios y restos caseros"

Restos de café

En lugar de tirar los restos de café a la basura, puedes hacer algo útil con ellos. Es un abono universal con beneficios. Los restos del café contienen todos los nutrientes importantes para los chiles. Puede espolvorearlo en la tierra o añadirlo al agua. Otra ventaja es que mantiene alejadas a hormigas y babosas.

Cáscaras de huevo

Se añaden cáscaras de huevo al agua y se dejan unos días. En el balcón, tu nariz decide si quieres hacerlo. Las cáscaras de huevo contienen mucha cal. Se trata de un componente importante para mejorar el suelo. Tenga en cuenta que las guindillas se sienten cómodas con un valor de pH en torno a 6. Si hay demasiadas cáscaras de huevo en combinación con agua dura, el sustrato se vuelve alcalino. Entonces, las plantas de chile ya no pueden absorber tan bien los nutrientes a través de las raíces. El resultado es un crecimiento enfermizo con hojas amarillentas.

Utilice regularmente cáscaras de huevo para abonar los suelos ácidos. Si el pH está bien ajustado, las cáscaras de huevo desmenuzadas y remojadas de vez en cuando no harán ningún daño. Si el valor del pH es superior a 7, es mejor prescindir del remedio casero.

Leche

Todavía no lo hemos probado: La leche que ha caducado pero aún no está mala se diluye con agua. Se añaden tres tazas de agua a una taza de leche. Un lector habitual de este blog de chiles nos escribió que encuentra mucho mejor el sabor de los chiles ordeñados. Desde la floración hasta la cosecha, riega sus habaneros con leche diluida una vez al mes. Tenemos previsto hacer una comparación directa la próxima temporada. Después de probar con  los habaneros, le haremos saber si hay una diferencia notable de sabor.

Problemas

Mangelsymptome

Reconocerá rápidamente las hojas amarillas, lo que se conoce como clorosis. La causa es la escasez de nitrógeno, azufre o magnesio. Si sólo se ven afectadas las hojas jóvenes, la causa es casi siempre la carencia de hierro. Hasta ahora, hemos ayudado con estos problemas utilizando extracto de cola de caballo. Los problemas se resolvieron pronto y las plantas crecieron robustas.

Si la planta del chile adquiere una coloración rojiza en las hojas o el tallo, suele estar relacionado con una cantidad insuficiente de fósforo.

La carencia de potasio se manifiesta por la deformación de las hojas. Si la carencia es prolongada, la hoja se volverá marrón en los bordes. El bajo nivel de potasio se nota más tarde por las grietas en las guindillas. No lo confunda con las grietas marrones del corcho de los conchos de jalapeño, donde esto es normal.

Si las hojas están moteadas de amarillo, puede deberse a una carencia de calcio y boro. Otro indicio de este problema es cuando las hojas amarillean pero las venas siguen siendo verdes.

Fertilización excesiva

Si su chile parece quemado después de fertilizarlo, es probable que haya recibido demasiado nitrógeno. Los síntomas son como si alguien hubiera encendido el borde de las hojas con un mechero. Si el contenido de nitrógeno aumenta gradualmente, lo reconocerá por un color verde oscuro poco saludable de la planta.

Los tallos delgados y la caída del follaje suelen ser el resultado de fertilizantes minerales demasiado concentrados. Con estos tipos de abono, debe seguir escrupulosamente las instrucciones del envase. Este tipo de abono también se utiliza para obtener altos rendimientos en la agricultura. Eficaz, pero si se utiliza incorrectamente, produce demasiadas sales nutritivas en el suelo de las plantas.